EJEMPLO DE DOBLE DISCURSO EN LA “REVUELTA” DEL AGRO
Crónicas del Este 19/01/2018 Sociedad
seba

Sergio Secinaro

Hay algunos políticos que parece que andan como verdaderos “matreros”, apoyando esta moderna revuelta del campo en estas últimas protestas de los productores rurales y el caso de Sebastián Da Silva, es algo magnífico para demostrarlo, ya que este auto denominado vocero de los “productores agropecuarios”, ha sido entrevistado en diferentes medios de prensa, como una de sus caras visibles, describiendo como se ven afectados por las malas condiciones que sufren y “la baja rentabilidad” de ese sector. Pero esto es chico y todos nos conocemos y la cruda realidad marca, que Da Silva, es Senador suplente del partido Nacional, por lo cual en esta “movida” no tuvo problema de “subirse al carro” (aunque ahora los productores usan tractor) y de paso, “arrimar leña” para su fogón… político… Sin embargo, a la misma vez, este “político agrario” parece que en sus negocios privados, tiene una visión totalmente antagónica de las cosas y decimos esto, porque el Senador suplente, tiene una empresa que se llama “DA SILVA AGROINMUEBLES”, como bien lo dice su página web: Dasilva.com.uy, donde se especifica que dicho negocio “es una empresa inmobiliaria especializada en el área agropecuario con una trayectoria de 35 años en el mercado”. Sin dudas que Da Silva, con todos esos años en el área agropecuaria, bien debe saber sobre negocios en la materia y nos debe de “cantar la justa”. Pero a pesar de que Sebastián Da Silva, describe de la boca para afuera las penurias que pasan los productores rurales, en su misma página web emite conceptos totalmente diferentes como los siguientes:

¿RESERVA TOTAL DE VALOR? ¿RENDIMIENTO ESTABLE?

Cuando el Senador suplente describe el contexto mundial, con el fin de captar inversores extranjeros para su inmobiliaria, para que compren tierras uruguayas, sus conceptos “reculan a contrapelo” de la descripción paupérrima que hace del sector en los medios de prensa y expresa lo siguiente:
“El atractivo de la tierra agrícola radica en su naturaleza no especulativa y su rendimiento estable, junto con la constante revalorización que es probable que entregue en el tiempo. La tierra es una clase de activo no volátil y una reserva de valor. Y puede encontrarse en el extranjero, permitiéndole a los inversores diversificar geográficamente sus activos. América del sur posee algunas de las mejores tierras del planeta, con Uruguay en la cima de la lista dada su combinación única de apertura a inversores extranjeros -grandes y pequeños y disponibilidad de suelo productivo”.

¿RETORNOS SÓLIDOS?

Luego la empresa de Da Silva, sigue explayándose describiendo al extranjero las bondades de nuestro país y nuestro agro, imaginamos que con suma sinceridad y cargando los 35 años de trayectoria de su empresa, expresando: “Las tierras agrícolas uruguayas son una de las mejores inversiones a mediano y largo plazo para aquellos que buscan bienes raíces con un potencial de apreciación consistente y retornos sólidos, en una parte segura y estable del mundo. Uruguay es uno de los lugares más convenientes del mundo para el desarrollo de tierras de cultivo, con suelos no degradados, incluso las lluvias durante todo el año, y el acuífero sin explotar más grande del mundo debajo de él y de la región. El récord de Uruguay en la protección de la inversión extranjera, un sistema legal sólido, su mercado transparente y bajos impuestos lo convierten en una opción preferida. El país cuenta con una amplia disponibilidad de experiencia en manejo agrícola: esto hace que sea fácil para el inversionista ausente comprar un campo y tener una empresa de gestión agrícola supervisando y ejecutando la actividad en la tierra, informando al propietario. Además de un historial comprobado: Uruguay es el sexto exportador mundial de soja, el cuarto exportador de arroz, y sus exportaciones de carne representan el 5% de todo el comercio global de la carne de vaca”.

¿DOBLE DISCURSO? ¡NO! ¡QUÉ VA A HABER DOBLE DISCURSO!

Llama la atención, que Sebastián Da Silva sea parte de este movimiento, con proclamas desesperadas como el “campo se cansó” o “no da para más”, solicitando la baja de los impuestos y por otro lado, cuando le va a describir al inversor extranjero, diga que Uruguay tiene un “mercado transparente y de bajos impuestos”, que “la inversión en el agro es segura y estable” y que nuestro país “es uno de los más convenientes del mundo para el desarrollo de tierras de cultivo”. ¡A ver gaucho payador! ¿Cuándo nos dice la verdad y cuándo miente? ¿Cuándo nos describe las penurias de los productores rurales o cuando se explaya en las bondades de invertir en la tierra uruguaya? Posdata: El slogan de Da Silva Agroinmuebles, es la frase “EL FUTURO ESTÁ EN LA TIERRA”

FOTOS DE PRUEBA

dasilva
2
3
4
5

El tiempo - Tutiempo.net

ACTUALIDAD

Tweets