EL INTENDENTE NICASIO: "LA ENCRUCIJADA DE LEGULEYO"
Crónicas del Este 04/09/2023 Sociedad
pandemic

En medio de la penumbra de su espacioso despacho, el Intendente Nicasio observaba con ojos afilados a su leal abogado y confidente, el Dr. Leguleyo. Las sombras danzaban en las arrugas de su rostro curtido por la política y la ambición. La tensión en la habitación era palpable, como si el mismo destino de Currelandia pendiera de un hilo invisible.
Leguleyo, sentado frente al imponente escritorio del Intendente, se removía inquieto en su silla. Había llegado el momento de enfrentar una decisión que podría cambiar el rumbo de su vida y de la política en Currelandia.
Nicasio rompió el silencio con una voz grave y penetrante. "Leguleyo, necesito que hagas algo por mí, algo que garantice que ese jovenzuelo Altamiro Miramontes no se convierta en un verdadero problema para mí en las próximas elecciones".
El abogado asintió lentamente, pero su mirada revelaba una lucha interna. Sabía que Altamiro representaba una nueva esperanza para la política local dentro de su propio partido (Leyes Para los de Abajo) o LPA y una esperanza que él mismo compartía en silencio.
Nicasio continuó con otra exigencia. "Y quiero otra cosa más; Orlando Pérez Gil, ese edil inútil, tiene una debilidad: su esposa, Clara Ochi, esa médica tan respetada en esta ciudad. Quiero que la desacredites aún más, que la hundas en la miseria. ¿Entiendes, Leguleyo?"
El abogado asintió nuevamente, pero esta vez fue un gesto mecánico. Las palabras de Nicasio pesaban sobre él como una losa. Sabía que estaba llegando el momento de tomar partido, y el dilema era abrumador. Por un lado, Altamiro Miramontes ofrecía la posibilidad de una Currelandia mejor, pero enfrentar a Nicasio implicaba riesgos enormes.
En el rincón más profundo de su mente, Leguleyo consideraba la propuesta de Altamiro de obtener pruebas de las trampas de Nicasio. ¿Debería seguir ese camino arriesgado? ¿O debería informar a Nicasio y ganarse su favor?
El silencio se prolongó, y Nicasio pareció leer los pensamientos que atormentaban a su leal abogado. "Leguleyo, no subestimes la gravedad de esta tarea. Si lo haces bien, te recompensaré generosamente. Si fallas o dudas demasiado, puedo ser muy implacable y tú me conoces mejor que nadie".
El abogado respiró profundamente y tomó una decisión. Miró fijamente a los ojos de Nicasio y dijo con determinación, "Entendido, Intendente. Haré lo que sea necesario para cumplir con su deseo".
Nicasio sonrió satisfecho. Había logrado lo que quería: la lealtad inquebrantable de su abogado empleado de la Intendencia. Pero lo que Nicasio no sabía era que, en las sombras de su propio partido, se estaban tejiendo planes de cambio y renovación. Altamiro Miramontes y sus seguidores estaban dispuestos a enfrentar cualquier desafío en su búsqueda de un Currelandia más justo y transparente. El futuro de la comarca estaba en juego, y la encrucijada de Leguleyo marcaría el inicio de una batalla política que sacudiría los cimientos de la ciudad. ¿Quién prevalecería en esta lucha por el alma de Currelandia?

Modena
grupocronico
+18
°
C
H: +17°
L: +13°
Montevideo
Lunes, 17 Abril
Previsión para 7 días
Dom Mar Mié Juv Vie Sáb
+18° +17° +18° +18° +22° +22°
+13° +11° +14° +14° +12° +15°

ACTUALIDAD

PUBLICIDAD

junta

Tweets